¡Para el manipulado de tus impresiones, escoge PrintMakers!

FECHA

En PrintMakers somos especialistas en el manipulado de todas tus impresiones. Nos preocupamos mucho de las acciones necesarias para que un producto impreso adquiera su apariencia final. De este modo, existen diferentes procesos de preimpresión o postimpresión por las que debe pasar un producto impreso antes de darlo por totalmente acabado. 

A continuación, detallamos algunos los acabados de imprenta industrial más populares para cualquier impresión personalizada. 

Tipos de plegado: 

  • En acordeón o zig-zag: Contiene dos o más plegados en paralelo que deben crearse cada uno de ellos en dirección opuesta al anterior. Su plegado es sencillo y es ideal para dípticos, carpetas… 
  • Envolvente: Los pliegues se doblan sobre sí mismos. Es el caso en el que un producto impreso consta de más de tres palas, como puede ser un tríptico. 
  • En ventana: Los dos cuerpo exteriores se pliegan hacia el interior. El más corriente para cuadrípticos aunque también se usa para carpetas o sobres de presentación. 
  • En cruz: Es, probablemente, el tipo de plegado más complicado que se utiliza. En esta modalidad, se requiere que los contenidos e información estén organizados de manera coherente e independientemente unos de otros. Es el más popular para mapas de todo tipo. 
 

Hendido y dobleces en papel: 

Es clave marcar las hojas para facilitar el plegado. Es bien sencillo, tan solo hay que hacer una marca, con el fin de conducir mejor el doblado de las hojas evitando así que se puedan romper. 

Contracolado o pegado de materiales para su impresión: 

Contracolar no es más que unir 2 materiales entre sí. Los materiales, así como los gramajes, pueden ser muy diversos. Si quieres añadir un canto especial, con un color diferente a tus proyectos a medida para que ganen en elegancia, puedes añadir varios colores y/o texturas a tu elección. 

Tipos de corte: 

Antes de situar el papel en la máquina de impresión, debe cortarse para que tenga un tamaño adecuado y luego, para su manipulado o acabado. 

Una vez impreso, se corta el producto. Sin embargo, para darle la forma final a un proyecto impreso es muy adecuado troquelarlo.

  • Guillotinado: El papel de las imprentas industriales se adquiere en formatos grandes. Y es que la gran mayoría de los trabajos de impresión necesitan un corte o guillotinado final a tamaño o previo para la impresión de un proyecto personalizado. Todos los trabajos de imprenta son impresos en pliegos o hojas de papel grandes, y luego se cortan para acondicionarlas a la medida final del trabajo en cuestión. 
  • Troquelado: Es ideal cuando se necesita dar un corte con formas irregulares o curvas. Se usa para producir impresos que tengan distintas formas a las rectangulares, añadiendo solapas, bolsillos o pestañas a cualquier producto impreso. Este proceso se realiza usando troqueles, que son formas metálicas con cuchillas y otras piezas que ya incluyen el hendido. 
  • Cantos redondos o cantos romos: En cada una de las esquinas contiene una curvatura diferente de radio, según la que elijas para tu proyecto. 
  • Corte sin troquel: Se realizan con máquinas que permiten el corte sin necesidad de troquel para tu packaging personalizado, cajas a medida, etiquetas, adhesivos… Su gran ventaja es que permite la producción desde pocas unidades a un coste bajo y el tamaño es totalmente personalizable. Además, gracias a su limpieza de corte y el corte digital, las marcas de las cuchillas y pisones tradicionales se eliminan por completo. 

 

En PrintMakers contamos con diferentes máquinas automáticas que nos permiten agilizar todos estos procesos y cuidamos los acabados de todos los trabajos para asegurar la máxima calidad. 

Realizamos proyectos a tu medida y recuerda, los acabados son detalles que marcan la diferencia. 

¡Confía ya en nuestro equipo de profesionales para decidir cuál es el manipulado perfecto para tu negocio! ¡No lo dudes y llámanos ya!